Salí con tantas mujeres que ya perdí la cuenta. La cuenta bancaria, claro está.