Aprovecho nuevamente este espacio, por desgracia, para hacer una denuncia. Luego de ponerlos al tanto de mis problemas con Multipoint y Falabella ahora tengo que contarles uno que se produjo con el Banco Columbia.

Hoy justamente hablando con mi madre me contó de una situación que no le pareció para nada agradable y a mi mucho menos. Se meten con mi vieja y se meten conmigo. Resulta que le llegó una factura de $34 con membrete del Banco Columbia lo cual le resultó muy extraño ya que la última relación que tuvo con esta institución fue hace nueve meses cuando contaba una tarjeta de crédito Mastercard provisto por los mismos.

Dicha tarjeta había sido dada de baja en su momento sin ninguna deuda registrada. Jamás había llegado otra factura, hasta ayer. Al empezar a ver los detalles de la factura se mostraba que el monto correspondía a una deuda de $0,01 (un centavo de peso) que había quedado pendiente al momento de dar de baja la tarjeta. Sumando impuestos y atraso se convertía en $34.

Inmediatamente se buscó en los facturas pagadas y la extraña deuda de un centavo era inexistente ya que cada mes se pagaba el total. El lunes se va a tener que tomar la molestia de acercarse hasta una sucursal del banco para solucionar este problema.

Al margen de que sean treinta pesos, miles de dólares o que nos quieran cobrar el centavo en sí lo que indigna es la forma es que prodecen, con estos artilugios que sinceramente me producen verguenza ajena y mucha indignación. Para variar, no es un caso aislado, todavía estamos esperando los resúmenes de cuenta de la tarjeta del período en que se utilizaba (nos cobraban $12 por la impresión y el envío pero nunca llegaba a casa de mi mamá).

Lamentable pero astuto ya que muchos deben pagar este monto fantasma. Suficiente para vender la dignidad por algunos pesos.