Salir con alguien bipolar es similar a la bigamia, pero socialmente aceptado.