Hoy por la tarde en la vía pública quisieron apoderarse de mis pertenencias mediante la amenza de uso de un arma de fuego. Es decir, me quisieron chorear con un fierro. Por suerte estoy bien y gracias a mi habilidad retórica/discursiva aún conservo mi billetera.