Para que quede claro. Los rosarinos nos comemos las eses, no las heces.