Una tarde se me acercó un delincuente y tuvimos la siguiente conversación mientras me mostraba su revólver. — Dame la billetera — No la tengo, se la di a un señor en la otra cuadra. El malviviente se fue y yo seguí mi camino. A pesar de lo ridículo de la situación esto verdaderamente pasó.