Una fiesta a las 5AM es como el final de un paquete de galletitas surtidas. Quedan las más feas pero ya es tarde para hacerse el exquisito.