No puedo entender que estemos en el año 2008 y la religión todavía nos diga que cosas podemos comer y que no.