Un día mi viejo me contó que en el laburo tenía un compañero que tenía un problema en la pierna por un accidente y la tenía tieza, no podía flexionarla. También me contó que le decían Highlanderel hombre que no estira la pata. Me reí mucho ese día.